Robos agravados

28 diciembre, 2017 | By | Agregar un Comentario

Interesa mucho establecer cuando un robo es agravado o sea, cuando no da lugar a la excarcelación. En primer lugar, establezcamos ANTES cuándo un robo es tal, o sea, realmente cuándo es un robo y no un hurto. El hurto –delito muy menor- art. 162 del Código Penal es la apropiación de una cosa ajena. Cuándo ésta apropiación es un robo, art. 164, lo es porque hubo violencia en las personas o fuerza en las cosas. La violencia en las personas puede ser para antes de cometerlo, en el momento de cometerlo, o después “para procurar su impunidad”. Este “después”, se considera, es inmediatamente “después”. Si la violencia en las personas se produce mucho después, el robo no queda agravado. Por ejemplo si se apropia de algo de una persona, y al día siguiente se le da una paliza, no hay robo, sino hurto, porque la violencia en las personas “para procurar la impunidad” es natural que sea en ese “momento”, inmediatamente después del robo, no al día siguiente, ni un mes después.

Ahora el robo se agrava en los arts. 166 y 167. Y por varias y muy prolija razones, según esos artículos, sino el robo queda como robo simple, art. 164 del Código Penal.

ART. 166, CÓDIGO PENAL

El artículo 166 dice: 1º) Se aplicará reclusión o prisión de cinco a quince años: si se causare alguna de las lesiones previstas en los arts. 90 y 91.
2º) Si el robo se cometiere con armas, y en despoblado y en banda. Si el arma utilizada fuere de fuego, la escala penal prevista se elevará en un tercio en su mínimo y en su máximo.
Si se cometiere el robo con un arma de fuego cuya aptitud para el disparo no pudiera tenerse de ningún modo por acreditada, o con un arma de utilería, la pena será de tres a diez años de prisión.

La primera forma agravada del robo (inciso 1º del art. 166) es cuando éste se comete con lesiones. Pero éstas no tienen que ser leves, sino graves o gravísimas (arts. 90 y 91 del Código Penal). Las graves son las que producen “una debilitación permanente de la salud, o una dificultad permanente de la palabra, o hubieran inutilizado a la víctima para el trabajo por más de un mes”. Las gravísimas son las que le hubieren producido una enfermedad mental o corporal cierta o probablemente incurable o la pérdida de un sentido de un órgano o de un miembro o la inutilidad permanente para el trabajo o la pérdida de la palabra, o de la incapacidad de engendrar (para el hombre) o concebir (para la mujer). Las gravísimas tienen una pena máxima de diez años.

Estas forma agravada de robo (con lesiones graves o gravísimas) tienen una pena de cinco a quince años (no es excarcelable).

La segunda forma agravada del robo (inciso segundo del art. 166) es el robo “a) con armas, o en despoblado y en banda; b) o con armas de fuego”. Para el primer caso, la pena sigue siendo de cinco a quince años; para el segundo caso, la pena se agrava en un tercio en su mínimo o en su máximo. De manera que en este segundo caso, la pena se agrava y pasa de ser de cinco a quince años, de seis años y ocho meses, de mínima, a veinte años –de máxima-; cinco años es el equivalente a sesenta meses. El tercio de sesenta meses es veinte meses; veinte meses es el equivalente a un año y ocho meses. O sea, en definitiva, seis años y ocho meses, de mínima y un tercio del máximo, quince años, o sea, cinco años, que con los quince anteriores, hacen veinte años.

El “arma” puede ser impropia; la jurisprudencia ha aceptado que es arma impropia pero suficiente para ser considerada arma, el alicate apoyado en la garganta de la víctima, y un destornillador. Y también unas jeringa que contiene sangre contagiada con sida.

El “arma de fuego” no es la que funciona con propulsión a resorte, sino la que dispara proyectiles por medio de un mecanismo basado en la ignición de sustancias que producen gases, y el súbito aumento del volumen de éstos, cuya expansión empuja el proyectil, lo hace salir a éste en dirección a la víctima La construcción puede ser artesanal, pero no son armas de fuego, las granadas o bombas que se impulsan con la mano. En cuanto al arma descargada. Pero podría entrar en el texto que sigue: arma cuya aptitud para el disparo no pudiera tenerse por acreditada.

El art. 166 termina con una normativa más benévola. Se trata de un robo realizado con “un arma de fuego cuya aptitud para el disparo no pudiera tenerse de ningún modo como acreditada”. Esto puede ocurrir en el caso de que los delincuentes se hubieran llevado el arma o las armas de fuego, que hubieren usado. Pero, si, por ejemplo, los disparos realizados en las paredes pusieran en evidencia que las armas funcionaban, ya no se daría esta figura. Lo mismo si resultaran heridas las víctimas del robo, por las armas de fuego, el caso tiene pena de tres a diez años. Y la pena mínima permite la excarcelación. También se menciona el robo realizado con “un arma de utilería”. La pregunta que se han hecho los autores es si el “arma de utilería” comprende el arma” de juguete” o el arma “de réplica”, usada sólo para decorar. La respuesta es “sí”, también por la jurisprudencia. Un “arma de utilería”, estrictamente, es la usada en el teatro o en la televisión, puede ser usada por un niño en sus juegos y vale también como objeto decorativo. Vale decir, sus utilidades son intercambiables, y en el robo pueden usarse perfectamente para intimidar. Por tanto, “arma de utilería” puede ser reemplazada por arma de juguete o arma de réplica.

Con respecto a la tentativa, se aplica el plenario “Vilariño”. La obscura fórmula del art. 44, CP. “la pena se disminuirá de un tercio a la mitad” debe traducirse como reducir un tercio del máximo y la mitad del mínimo.

ART 167, CÓDIGO PENAL

El texto dice; “Se aplicará reclusión o prisión de tres a diez años, 1º) Si se cometiere el robo en despoblado. 2º) Si se cometiere en lugares poblados y en banda. 3º) si se perpetrare el robo con perforación o fractura de pared, cerco, techo, o piso o ventana de un lugar habitado o sus dependencias inmediatas; 4º) Si concurriere alguna de las circunstancias enumeradas en el art. 163.

Este art. 167 se refiere a situaciones consideradas menos agraves que el art. anterior. Por eso, mientras en aquel art. se habla de una pena de cinco a quince años, o de una pena de seis años y ocho meses a otra de veinte años, acá se habla de tres a diez años, en lo que sólo coincide con el art. 166, cuando este se refiere a delito cometido con un arma de fuego cuyo actitud para el disparo de ningún modo pudiera tenerse por acreditada o cometido con un arma de utilería.

La menor gravedad de las situaciones previstas en el art. 167 con respecto al art. 166, se ve cuando este último contempla el robo cometido con armas, en despoblado y en banda, y el art. 167, el robo cometido en despoblado, o el cometido en poblado y en banda.

El inc, 3º se refiere a la perforación o fractura de distintos sitios de un lugar habitado de dependencias inmediatas. Obsérvese que la violación de domicilio puede cometerse en dependencias de la morada, pero en este caso de robo se habla de dependencias inmediatas.

Por último. El art. 167 menciona la aplicación del art. 163, que se refiere a circunstancias que agravan el hurto y el robo. “Si concurriere alguna de las circunstancias enunciadas en el art. 163”.

Agregado a: Actualidad, Análisis Jurídicos | Etiquetas:

Sobre el autor (Perfil del autor)

Nuestro principal servicio es asesorar a clientes particulares y empresas sobre sus derechos legales y responsabilidades. Representamos a clientes en casos civiles o penales, en transacciones comerciales, y todo asunto en el necesiten un completo asesoramiento legal profesional.

Deje un comentario

Trackback URL | Feed RSS de la publicación

consulte sin cargo
Tenemos financiación propia y opciones de pago