Prisión domiciliaria

Se insiste en acordar hoy prisión preventiva domiciliaria por graves delitos. ¿Qué hay detrás de todo esto? Por un lado es cierto que la prisión domiciliaria tiene muchos flancos por donde puede ser atacada. Sobre todo, si se trata, no de prisión domiciliaria como prisión de condena, sino de prisión preventiva domiciliaria; porque el sujeto no ha sido condenado y es muy posible que no lo sea, y entonces se verá después que se tuvo privado de libertad a un inocente, a una persona a la que no se le tenía que privar de ninguna manera de su libertad. Y esto es muy grave. Pero en este punto, tenemos que pensar que nuestros país es por sus características un país de fronteras “abiertas”. En otras palabras, una persona imputada de un delito que tema llegar por su conducta a una condena se vaya del país sin dificultad. Y entonces, hay que pensar de esta persona que retenerlo en una privación de libertad aseguradora de su persona, para el caso de que la condena no sea algo que deje a todos sin el peligro de la injusticia favorecedora del delincuente, y en nada favorecedora de la víctima, que se va a quedar doblemente castigada por el delito cometido contra ella y la no existencia de un verdadero reproche acerca del victimatorio. Otro punto de vista viene de lo que se llama “garantía” o derecho garantizador para quien es el imputado. Suele ocurrir que un juez reclamado periodísticamente por haber puesto en libertad a un imputado que después comete un delito grave, diga: yo participo de una idea garantizadora del derecho penal, por la cual SIEMPRE le tenemos que dar otra oportunidad a quien delinquió. Pero detrás de esa actitud de ese fiscal, o de ese juez, hay otra cosa: HACE MUCHO QUE en NUESTRO PAÍS NO SE CONSTRUYEN CÁRCELES. Piensa alguien que ve o escucha la crónica delictual diaria, cómo ha crecido el delito, y al mismo tiempo, qué se hace ante ese crecimiento. ¿No será que los jueces tienen establecido, “desde arriba”, que no es conveniente decir que “los jueces no saben qué hacer con los delincuentes”, porque la verdad es que no hay lugar en las cárceles, QUE ÉSTE ES LA SOBERANA REALIDAD, PORQUE DESDE DOS GOBIERNOS ATRÁS NO SE QUIERE RECONOCER QUE CONSTRUIR UNA CÁRCELES ES ADMITIR QUE EL DELITO HA CRECIDO Y MUCHO, Y SIGUE CRECIENDO Y MUCHO?

Un caso que hoy se comenta mucho en los medios es el de NAHIR GALARZA. Se dice cientos de cosas equivocadas por gentes que NO CONOCEN el Código Penal. La violencia de género que instaló reformas en el Código Penal, (justificadas o no, es otro tema) no se refiere a la violencia de la mujer sobre el hombre, sino a la violencia del hombre sobre la mujer. Se trata de poner un dedo acusador sobre hombres que por su propia violencia física desigual frente a la mujer en el noventa y nueva por ciento de los casos acosan a la pareja (esposo, novia, concubina, relación común participativa de una manera u otra, socialmente, de todo lo que tiene un matrimonio) abusan por ese camino de su mayor fuerza sobre la mujer. Por otro lado, el que trae al hogar el mantenimiento es el hombre, casi siempre. ¿Qué hace la mujer frente a eso?, pide ayuda a la autoridad. El hombre ya limitado en su acercamiento solicita perdón una y otra vez, y la mujer lo acepta no tanto porque lo cree sino también porque no sabe qué hacer con el hombre, sola, en su economía mínima, con sus hijos, además.

En el caso de esta chica GALARZA, ella está fuera absolutamente FUERA de lo que la ley fija, en el inciso 11 del 80. No así en el inciso 1º. Hay dos momentos en que la ley pena, AHORA, DESPUÉS DE REFORMAS DE HACE CINCO AÑOS, a una cuestión como la de este chica, por relación de pareja o ex pareja.

Esto ocurre en el Código Penal en el art. 80, inciso 1ro., pero también hay algo vinculado en el art. 80, inciso 11, pero lo que se dice allí no es aplicable al caso de NAHIR. En este inciso 11 se dice: el delito consiste en matar a una mujer cuando el hecho sea perpetrado por un hombre y mediare violencia de género.

En primer lugar se reformó el inciso primero de este artículo 80, que se refiere a homicidios agravados. En el inciso primero del 80, se hablaba de homicidio vincular o conyugal. Era el homicidio de los padres sobre los hijos, o el de los hijos sobre los padres, el que llega a abuelos y nietos; el homicidio por el vinculo, que se cumplía también en la relación conyugal. Homicidio entre cónyuges. Esto era todo. Pero ahora la reforma de hace cinco años, incluyó también, al ex cónyuge y a la relación de pareja, o ex pareja, con convivencia o sin ella. Estos homicidios iban absolutamente a una sola cosa sin concesiones de ningún tipo: pena perpetua.

Distinto y separado absolutamente de esto del inciso 1º, es el inciso 11, del art. 80, donde se incluye el femicidio. Es un hombre el que mata no una mujer, Y puede ser que mate también a un sujeto masculino autopercibido mujer. Esta es la verdadera violencia de género QUE ESTÁ BASADA EN UNA RELACIÓN DESIGUAL DE FUERZAS ENTRE EL QUE MATA, HOMBRE, Y LA MUJER QUE MATA. Esa relación desigual de fuerzas NO PUEDE TENER ENCAJE en el inciso 11, porque no puede incluir AL REVÉS a la situación, o sea, que la mujer que mata al hombre. El inciso 11 no es aplicable al caso de NAHIR porque ella es UNA MUJER. Y entonces no cabe hablar de desigualdad de fuerzas. O sea violencia de género. El caso de NAHIR SE VA UBICAR ENTONCES en el inciso 1, del 80: RELACIÓN DE PAREJA.

Se está diciendo cosas MUY EQUIVOCADAS POR LOS MEDIOS. Pero incluso, los abogados actuantes, particularmente el defensor, evidencia errores o dice a propósito cosas equivocadas, en las que no cree.

En síntesis: el inciso 11 del art. 80 requiere que el que mate sea un hombre. Que mate a una mujer y que medie VIOLENCIA DE GÉNERO. O sea una relación. DESIGUAL DE FUERZAS ENTRE EL HOMBRE Y LA MUJER. Por eso en el caso de NAHIR ES ABSOLUTAMENTE EQUIVOCADO HABLAR DE VIOLENCIA DE GÉNERO, QUE DEBE TRADUCIRSE COMO VIOLENCIA CONTRA LA MUJER. Este caso tiene tambièn PENA PERPETUA, como única pena. Y no se diga que se trataba de una relación tóxica o tormentosa, porque eso no agrega NADA, NI LO SACA.

Agregado a: Actualidad, Análisis Jurídicos, Opinión | Etiquetas: , , , ,

Sobre el autor (Perfil del autor)

Nuestro principal servicio es asesorar a clientes particulares y empresas sobre sus derechos legales y responsabilidades. Representamos a clientes en casos civiles o penales, en transacciones comerciales, y todo asunto en el necesiten un completo asesoramiento legal profesional.

Deje un comentario

Trackback URL | Feed RSS de la publicación

consulte sin cargo
Tenemos financiación propia y opciones de pago