Los asesinos seriales: Jack el destripador, ahora identificado

11 septiembre, 2014 | By | Agregar un Comentario

El país que tiene más asesinos seriales es Estados Unidos (ver mi libro “Asesinos Seriales”, publicado en dos editoriales: Valleta y Contexto). Allí se reproducen de tal manera que una persona que hubiera estudiado a estos asesinos, verá su trabajo carente de actualización sino lo refiere a los últimos cinco años. En el año 2013, por ejemplo, hubo en Estados Unidos, doce casos de asesinos seriales.

También Alemania y Rusia han tenido casos famosos de asesinos seriales. Particularmente Rusia los ocultó al mundo occidental por mucho tiempo, pero caído el Muro de Berlin, esto trascendió. El caso más conocido fue el de Andrei Chikatilo, un doctor en filosofía y funcionario del gobierno, que mató a 53 niños y comió a algunos de ellos. Años después, una ciudad rusa, Rostov, mostró una serie de asesinos seriales, entre ellos, “La Bestia”, Anatoli Onoprienko quien mató a 43 personas, con un mismo patrón de conducta. Y antes de Chikatilo habían estado Alexis Sukletin, el “Caníbal de Tartaria”, Lucien Staniak, y Nicolai Djumagaliev, “Dientes de Acero”.

Aaron Kosminski - Jack el destripador

Aaron Kosminski

En Alemania, Peter Kürten, el “Vampiro de Dusseldorf”, y Fritz Haarman, “el Carnicero de Hannover”, hace casi cien años, aterrorizaron a la población de toda Europa. También hubo famosos casos en Italia y en Francia. Pero el asesino más famoso había sido “Jack, el Descuartizador”, cuya personalidad fue atribuida a muchas personas, incluso a un miembro de la realeza británica. Muchos libros se escribieron sobre este asesino de prostitutas, a las que abría el vientre y dejaba expuestos sus órganos, intestinos y ovarios. Asoló Londres hace ciento veinticinco años. Esto ocurrió en un barrio del este de Londres (London) llamado Whitechapel. Un día Jack dejó de matar, y todos los esfuerzos que se hicieron para determinar quién había sido cristalizaron en más de treinta libros publicados hasta el presente, cada uno con una tesis diferente.

Muy recientemente se ha tenido una novedad sobre esto. Los asesinos seriales son generalmente psicópatas, y sólo un diez por ciento son psicópatas esquizo-paranoicos en particular. Sin embargo, parece haber pertenecido a esta última enfermedad, y ser el famoso “Jack”, un peluquero polaco, llamado Aaron Kosminski.

Russell Edwards, nació en la compra que este último realizó en una subasta donde se remató un chal de Catherine Eddowes, la segunda víctima de “Jack”. Russell pensó, agudamente, que el chal podría arrojar, a la luz de los métodos de investigación actuales, algún indicio sobre el asesino, lo que no pudo ser hecho cien años atrás.

Es así que Russell entregó a Jari Louhelainen, un profesor de biología molecular de la Universidad John Moores de Liverpool, el chal, y este último consiguió extraer el ADN de éste (que era la idea originaria en que había confiado Russell). Este ADN fue comparado sobre la sangre de la victima, como el semen del asesino, con los otros sospechosos de la época, que no fueron menos de diez, y en definitiva la investigación recayó en Kosminski, para lo que el último investigador que mencionamos se contactó con una descendiente británica de la hermana de Kosminski, Matilde, que compartía el ADN mitocontrial. Dijo Louhelainen: fui capaz de identificar la etnia y procedencia geográfica del ADN extraído, perteneciente el hablogrupo T1a1, común en la etnia rusa y judía

Kosminski en ese tiempo tenía 23 años y trabajaba como peluquero en Londres, luego de haber llegado a Inglaterra con sus padres, escapando de los rusos y su persecución a muerte de los judíos. Terminó en el manicomio y murió de una gangrena en su pierna, en 1919. Quienes han investigado dicen estar absolutamente seguros de que Jack El destripador y Aaron Kosminski, era una sola persona: leyenda y realidad.

Agregado a: Actualidad, Casos Resonantes

Sobre el autor (Perfil del autor)

Nuestro principal servicio es asesorar a clientes particulares y empresas sobre sus derechos legales y responsabilidades. Representamos a clientes en casos civiles o penales, en transacciones comerciales, y todo asunto en el necesiten un completo asesoramiento legal profesional.

Deje un comentario

Trackback URL | Feed RSS de la publicación

consulte sin cargo
Tenemos financiación propia y opciones de pago