El caso Ángeles

21 septiembre, 2014 | By | Agregar un Comentario

el caso Mangeri

Muchas veces, MÁS DE TREINTA, fui invitado a los programas del CANAL América 24 y también al Canal 23, en varias oportunidades, para hablar del caso DEL PORTERO MANGERI Y LA MUERTE DE ANGELES RAWSON, cuando este caso ocupaba casi exclusivamente la atención pública en materia de crímenes, en Argentina.

La primera versión que dieron los médicos forenses era que MANGERI había creído dar muerte a la muchacha y por ello tiró su cadáver supuesto al Ceamse, donde habría resultado muerta por la acción de las máquinas. Según esta interpretación médica era perfectamente aplicable al caso un instituto, viejo y raro del Derecho Penal, que los abogados que no está en la cátedra han olvidado o no conocido, y que yo he explicado muchas veces a mis alumnos como titular de Derecho Penal, de la Universidad del Este, La Plata. Este instituto se llama DOLUS GENERALIS.

Consiste, EL DOLO GENERALIS, en que una persona cree que ha matado a otra, y entonces, por ejemplo, la cuelga para que se crea que ha sido un suicidio, y la persona víctima muere precisamente de esta colgadura. Muere en realidad, ahorcada, porque estaba viva cuando se la colgó. Es el sucedido clásico con el que se muestra en los libros el dolus generalis. Siguiendo esa interpretación, un autor argentino importante, Marcelo Sancinetti, llega a la conclusión que entonces tendríamos “una tentativa de homicidio en lo del comienzo y en lo que sigue un homicidio culposo”. Creer que se ha matado no implica más que una tentativa de homicidio, y que resulte la muerte de la colgadura es un homicidio culposo, una muerte no querida. Aclaremos que ésta no es la interpretación de uno de los maestros más importantes del Derecho Penal, el alemán ROXIN. Pero vale la pena citar a Sancinetti, por quien es.

Según la primera interpretación de los médicos el dolus generalis encajaba exactamente en los hechos ocurridos, y por tanto, había un beneficio de pena muy importante: la tentativa reduce notablemente la pena del homicidio, y el homicidio culposo tiene muy poca pena comparado con el homicidio doloso, y sobre todo calificado por alevosía, como se ha resuelto más adelante.

En resumen la pena que resultaba de ambas conductas configuradas en concurso era muy inferior a la que resulta después, de las otras examinaciones médicas de los forenses que han entendido que la cosa fue muy distinta: MANGERI inten tó violar a la muchacha, Angeles, y realmente la mató cuando no pudo hacerlo por la resistencia de ésta y ante el temor de que ella lo denunciara. Después habría arrojado el cuerpo al CREAMSE, cuando la muchacha ya estaba muerta.

Pero de todas formas, y como una especulación a hacer del dolus generalis no se habló nunca por los defensores, en la primera interpretación de los forenses y los médicos de parte, que no recordaron el instituto del dolo generalis o más preferiblemente como interpretación, no lo conocían, lo que ocurre frecuentemente con abogados que no tienen la profundización y la práctica que da la cátedra.

Firmado por mí y por el Dr. Losinno, distinguido penalista de La Plata, apareció un artículo sobre el dolus generalis en la revista La Ley, con advertible referencia al caso MANGERI.

Agregado a: Actualidad, Casos Resonantes | Etiquetas: , , , , ,

Sobre el autor (Perfil del autor)

El Dr. Breglia Arias es abogado especialista en Derecho Penal y Juicios Orales por Delitos.

Deje un comentario

Trackback URL | Feed RSS de la publicación

consulte sin cargo
Tenemos financiación propia y opciones de pago