Algunas consideraciones acerca del caso Nahir Galarza

6 febrero, 2018 | By | Agregar un Comentario

Se habla en este caso de femicidio y “relación de pareja”.

El femicidio es precisamente lo contrario a este caso. Está en el inciso 11 de la reforma al art. 80, del Código Penal que se refiere a los homicidios agravados, y es el del hombre que mata a una mujer. El sujeto activo o autor tiene que ser UN HOMBRE, y el sujeto pasivo (la víctima) una Mujer, pero también un hombre que se autoperciba como femenino. Esa es una interpretación que hace uno de los autores del campo penal en esta especialidad del Derecho Penal, segunda parte, o sea parte especial (Buompadre, en su libro “Los delitos de género”, editorial Contexto, Chaco, págs. 66 y siguientes). En esos caso, también recibe prisión perpetua la muerte por un hombre, si el sujeto pasivo es una persona que se autoperciba como sujeto femenino. Nada más, eso en el inciso 11.

Ahora en el inciso 1º, del art. 80, la reforma, que es también por la ley 26.791, y trata el caso de que la muerte (homicidio) se produzca en una “relación de pareja” o sea en un sintagma que se refiere a la situación (“relación de pareja”), que puede ser actual o también “en el tiempo”, es decir, una relación que haya ocurrido en cualquier momento atrás. Bastaría, por ejemplo que una mujer mate al hombre —o viceversa— que integró con ella esa “relación de pareja” hace veinte o treinta años atrás. Esto que evidentemente está fuera de toda lógica, tiene nada menos que la pena de prisión perpetua. Y no hay dos opiniones de los estudiosos: basta “la relación de pareja” para hacer más dislocado de lógica el asunto; con convivencia o sin convivencia, lo que dice la “letra” del Código en su reforma.

Para aclara, entonces, digamos que son dos cosas totalmente distintas las que proponen el inciso 11 del Código Penal y el art. 1º del Código Penal. El primer caso: es muerte de una mujer a manos de un hombre mediando violencia de género. Y el segundo caso: es muerte en una “relación de pareja”, ya sea que mate el hombre o la mujer, y que la relación sea haya dado en cualquier tiempo pasado, con convivencia o sin convivencia.

En esto último se circunscrinscribe sin lugar a dudas la situación de Nahir Galarza.

Ahora otro problema es que “relación de pareja” ¿Cuándo lo es?, cuando ha tenido un años, seis meses, o quince días, o cinco días? Vale decir, no se establece un tiempo para darle entidad suficiente. Se trata, entones, de un concepto que ataca el pincipio de taxatividad que tienen que tener los conceptos penales. Es decir, la letra de la ley tiene que ser CIERTA. Sin discusión que pueda darse. Y aquí está centralmente la debilidad del concepto “relación de pareja”. Ahora que tenemos certidumbre que este aspecto está cumplido en el caso de Nair Galarza. Porque relación de pareja lo fue durante años. Todo lo demás que se diga viene de un estafador, el “manager” ZONZINI, que es un “vendedor de humo” que está ocupado en determinar si Nair tenía razones para matar a su pareja. Y en derecho penal, si se tienen razones o no se tienen razones, es siempre lo mismo: HOMICIDIO. Y EN ESTE CASO, CON PERPETUA. Lo que no sé es cómo los abogados defensores de Nayr están soportando a este sujeto descalificado de antemano, a su mismo nivel, de graduados universitarios.

Agregado a: Actualidad, Casos Resonantes, Opinión | Etiquetas: , , , , , , , , ,

Sobre el autor (Perfil del autor)

Nuestro principal servicio es asesorar a clientes particulares y empresas sobre sus derechos legales y responsabilidades. Representamos a clientes en casos civiles o penales, en transacciones comerciales, y todo asunto en el necesiten un completo asesoramiento legal profesional.

Deje un comentario

Trackback URL | Feed RSS de la publicación

consulte sin cargo
Tenemos financiación propia y opciones de pago